¿Por qué es importante el trabajo en equipo en una empresa?
Arma tu pack de 3 cursos por tan solo S/70.00

4 consejos clave para mejorar el trabajo en equipo en una empresa

imagen 1 Vanzys

4 consejos clave para mejorar el trabajo en equipo en una empresa

Los cambios de los últimos años, consecuencia de la globalización, han sido fundamentales en la búsqueda, formulación e implantación de estrategias que posibiliten a las empresas mantenerse vigentes y sostenibles a lo largo del tiempo. Los líderes de las organizaciones necesitan recurrir a diferentes técnicas para conseguir grandes logros. Y una de las más efectivas es el trabajo en equipo, porque con este podemos potencializar las competencias de cada miembro, mejorar la productividad y la organización para el cumplimiento de una meta. En este post exploramos la importancia del trabajo en equipo, características y algunos consejos para fomentarlo dentro de tu empresa.

Características del trabajo en equipo

El trabajo en equipo en una empresa se trata del conjunto de personas que trabajan interdependientemente por objetivos comunes. Cada uno coopera entre sí, aportando desde sus habilidades compartidas para la consecución de un logro por el que se han comprometido. Y es importante que las destrezas de nuestro equipo se complementen entre sí. Esto es porque queremos crear una armonía organizacional, en la que todos compartan responsabilidades, conocimientos, percepciones y liderazgos para la obtención de resultados exitosos.

Una de las características más destacables del trabajo en equipo de una empresa es la acción individual dirigida. Para ello es importante que socialices y establezcas con los grupos una serie de reglas que determinen los roles y comportamientos que faciliten la integración de todos sus miembros. Al mismo tiempo, necesitas generar un ambiente en el que prevalezca la comunicación, la confianza, el respeto y la colaboración.

4 consejos para mejorar y fomentar el trabajo en equipo en una empresa

Implementar y fomentar el trabajo en equipo tiene cuatro fases: iniciación, orientación, clarificación e integración. A continuación describiremos cada una y te daremos herramientas para facilitarte el proceso.

Fase 1: la iniciación

En la primera etapa de un trabajo en equipo abundan las dudas, no son tan claros los objetivos, ni los roles y cuál será la contribución dentro del grupo o fuera de este. Aunque haya altas expectativas frente al futuro, interés e incluso ilusión, no podemos desconocer que hay baja madurez grupal, debido a que no se ha creado un sentido de pertenencia y tampoco un sistema de interacción efectiva. Es una fase en la que hay una fuerte dependencia hacia los líderes.

Tip 1: fomenta la adaptabilidad

Siendo un momento en el que los equipos dependen del líder y de su orientación, fomentar la adaptabilidad es una de las principales misiones. Por ejemplo, son buenas prácticas:

-Mantener la curiosidad sobre la empresa (las preguntas y reflexiones son esenciales para ese fin).

-Promover la inteligencia emocional a través de la escucha activa y la empatía.

-Impulsar la motivación de cada uno e implementar la práctica mindfulness para alcanzar mayor concentración y claridad sobre los procesos.

Eleva tu talento con uno de nuestros cursos que mejor se amolde a tus necesidades

Fase 2: la orientación

En la segunda etapa nos vamos a encontrar un equipo que ha venido madurando al mismo tiempo que desarrolla más sus competencias. Si bien notamos algunos cambios, debemos saber que es un proceso gradual y a veces lento, especialmente, si no hemos definido las reglas y los roles que condicionan los comportamientos dentro del grupo. Es normal que surjan conflictos debido a confusiones o sentimientos de frustración si algún miembro considera que no puede realizar la tarea confiada.

Tip 2: incentiva la comunicación interna

La comunicación fluida dentro del trabajo en equipo es imprescindible, si queremos que sea una evolución exitosa. Más allá del crecimiento de la empresa, hay un crecimiento personal y esto es algo que puedes lograr mediante la confianza y el apoyo mutuo. Un buen trabajo en equipo se define en la capacidad de ayudar desde los propios conocimientos hacia los demás, lo que se consideraría un verdadero triunfo social.

Fase 3: la clarificación

En la tercera etapa hay más confianza y respeto entre los miembros del equipo; esto hace que la comunicación sea mucho más fluida y directa. Las dudas han sido despejadas, hay más claridad sobre los objetivos y las funciones de cada uno, fomentando el trabajo en equipo.

Tip 3: permite que exista la colaboración

Todos deben estar al tanto de lo que hace cada miembro en el equipo, en el caso de una problemática están en la competencia de resolver el problema. Ellos no solo deben confiar en sus destrezas individuales, sino también en la capacidad grupal, después de todo un equipo de trabajo es la suma de diferentes talentos.

Fase 4: la integración

En la cuarta y última etapa los miembros de equipo han conseguido madurar las competencias necesarias, no solo para cumplir con los objetivos que ahora conocen muy bien, sino también para compartir el liderazgo de acuerdo con las necesidades de la tarea o relación designada.

Tip 4: promueve una cultura de ownership

Uno de los principales objetivos del trabajo en equipo es crear una cultura del ownership, en otras palabras, la capacidad de trabajar sin mayor dirección. Con la correcta orientación los miembros de los equipos se convierten en dueños y líderes de los proyectos. En consecuencia, tendrán la autonomía y la libertad de ir más allá de las responsabilidades asignadas en beneficio de la empresa.

¿Por qué es importante el trabajo en equipo en una empresa?

La colaboración es uno de los puntos fundamentales dentro del trabajo en equipo, puesto que en tiempos de la aceleración digital, muchas veces colaborar se da a través de herramientas como Slack, Trello o Notion para incrementar la productividad y facilitar el alcance de los objetivos empresariales. Por esta razón, al menos 70% de las empresas consideran que el aspecto digital mejora la colaboración de los equipos de trabajo.

Por otra parte, las organizaciones están en búsqueda de candidatos principalmente con habilidades blandas tales como comunicativas, sociales y emocionales, necesarias para trabajar con otros. Y de acuerdo a Zety, 61% de los empleadores considera que las habilidades blandas son más importantes a la hora de reclutar nuevos miembros. Asimismo, en el informe Global Talent Trends 2019 de LinkedIn el 92% de los gerentes de contratación concuerdan en la relevancia de dichas habilidades, incluso por encima de las habilidades duras.

El trabajo en equipo no solo es una poderosa red interactiva que consolida el liderazgo colectivo, también desarrolla alta competitividad y habilidades necesarias para la resolución de conflictos o problemas, representando para las organizaciones una mayor efectividad a menor costo.

¡Espera! Quieres acceder a nuestros curso FREE

Tenemos los mejores cursos, 100% online en vivo y grabado

Katy
en línea

Hola me brindas tu número de teléfono, y te brindare todas las promociones que tengo para ti.

Enviando...

Tu carrito de compras